La pala: que saber a la hora de elegir una pala

 

Al adquirir una nueva pala de pádel normalmente nos fiamos de la apariencia exterior sin reparar en más. Existe la creencia errónea de que todas las palas son iguales: más o menos gruesas, con mayor o menor superficie de impacto, pesadas o ligeras etc. Si hacemos un símil con el cuerpo humano y nos adentramos en una pala de pádel dándonos un viajecito por su interior, descubriríamos FIBRAS, TENDONES y MÚSCULOS con forma de diferentes materiales todo recubierto por la " PIEL" que, a su vez, debe de estar protegida por diferentes capas, casi como la piel humana, para hacerse resistente y duradera

LA PALA:

 Aprendamos a conocer las dos zonas que componen la estructura de la pala MARCO y SUPERFICIE DE IMPACTO.

MARCO o PERFIL:

Es la parte exterior que rodea la pala aportando FIRMEZA y RESISTENCIA . En el pasado, estaba compuesta por diferentes variantes de ALUMINIO que ensamblaban en laminados de madera, buscando sobre todo resistencia a los golpes contra la pared de la pista. Al no reparar en la importancia del peso, las palas se iban a unos pesos exagerados; yo recuerdo haber jugado con palas de más de 470 gramos con consecuencias muy perjudiciales de cara a las lesiones. Hoy en día el MARCO de la pala está compuesto habitualmente de TUBULARES con diferentes capas de laminados en FIBRA DE VIDRIO, FIBRA DE CARBONO o GRAFITO que pueden ser de diferentes refuerzos, composiciones y grosores y acabado final. En ocasiones el mismo tubular es la fibra de carbono o vidrio directamente tejida, lo que encarece el producto, pero aporta más resistencia al bloque final. Es imprescindible reforzarlas con resina EPOXY COMPOSITE para conseguir una unión compacta e impermeabilizar la superficie que se encuentra inmediatamente antes de la pintura

SUPERFICIE DE IMPACTO:

 Es la zona donde impacta la bola y la más importante de cara al juego aportando las " SENSACIONES DE GOLPEO". En sus comienzos, la zona de impacto estaba compuesta íntegramente en madera, evolucionando hacia madera laminada; más tarde se llegó a interiores de caucho cubierto con laminados de madera hasta llegar a diferentes variedades de FOAM 'espumosos' como el poliuretano, cubiertos por CAUCHOS y laminados de fibra de vidrio. La estructura 'sándwich' fue una opción pero, la goma E.V.A. cubriendo el foam por ambos lados, forzaba en exceso la flexión del laminado de fibra de vidrio y quebraba con facilidad, aunque todo valga decirlo, las sensaciones de golpeo y aceleración de la bola eran buenas

En la actualidad, la SUPERFICIE de IMPACTO está estructurada con un interior en goma E.V.A. ( goma de absorción de impactos) con diferentes tratos y densidades, recubierta de LAMINADOS de FIBRA DE VIDRIO. Algún modelo se ha llegado a comercializar con grafito aunque yo personalmente no lo aconsejaría, ya que aporta demasiada rigidez y vibraciones a la zona de golpeo, transmitiéndose irremediablemente a nuestro brazo; además, el grafito en láminas es excesivamente rígido y puede quebrar inesperadamente ante un golpe seco. El acabado final suele ser idéntico al del marco.

Si regresamos a la similitud con el cuerpo humano, una pala de pádel debería estar compuesta de lo siguiente: HUESOS (MARCO-Tubulares) fuertes y resistentes; MÚSCULOS (INTERIOR-Goma E.V.A.) lo más gruesos y elásticos posible, con calidad para soportar golpes y densidad adecuada al tamaño de la persona ( pala); FIBRAS y TENDONES ( ZONA DE IMPACTO-Laminados) elásticos y resistentes a la flexión para proporcionar velocidad de reacción; PIEL (ACABADO-pinturas y resinas) impermeable (EPOXY) , fuerte y con buena presencia.

 

En definitiva, la PALA PERFECTA para cada jugador debería ser... X, pero hay veces que no la encontramos a la primera y, aquí es donde debemos hacernos con la máxima información posible.


En el caso de las palas de pádel, alguna marca ya incorpora un informe bastante completo acerca de los materiales de construcción, e incluso las características generales del tipo de jugador al que va dirigida pero, yo recomendaría buscar un VENDEDOR ESPECIALIZADO, el cual nos asesorará de una forma adecuada e incluso en ocasiones dispondrá de palas de TEST para que el cliente aficionado pueda probar en situación real de juego.



NOTA: Cuidado con la obsesión por las palas muy ligeras. Tan perjudicial o más es una pala demasiado pesada, como una muy ligera. Pero eso lo dejamos para otro capítulo o artículo. No obstante, mi consejo es que las palas oscilen entre los 350 y 390 gramos; enfocando cada peso al tipo de jugador-ra así como a su constitución física

¿Cuál es el peso adecuado para una pala de pádel?


¿Cual es el peso adecuado para una pala de padel?... Es la pregunta más habitual en el mundo del pádel y, después de más de 20 años jugando a todos los niveles, impartiendo miles de clases particulares y cinco intervenciones quirúrgicas en mi muñeca y brazo, voy a empezar contestando que NO EXISTE el peso adecuado para una pala de pádel, sino el PESO ADECUADO PARA CADA JUGADOR de pádel, individualmente, atendiendo a una serie de factores y características muy particulares. Vamos a tratar en pocas líneas de dar una ligera idea del peso más aproximado y la elección final será de cada uno. Lo que voy a hacer es explicaros las sensaciones que vais a tener con 'pesos pesados' y 'pesos súper ligeros' sin entrar en el mundo personal de cada jugador o aficionado, ya que la decisión final será siempre de cada uno en particular y dependiendo de lo que quiera obtener de su juego.

Antes de empezar quisiera reseñar que tengo una opinión muy personal y estoy seguro que acertada acerca de las lesiones en relación al peso y empuñadura, pero que me reservo porque no quiero hacer de este artículo un debate, sino ayudar en la medida de lo posible. Vamos a hablar de palas comprendidas entre 360 y 400 gramos que son los pesos habituales para adultos (hombres y mujeres).

NORMA:
Trata de jugar con el peso más alto en el que te encuentres cómodo. Cuanta más masa sujete el golpe, menos tendrá que soportar tu brazo.

NIVEL DE JUEGO:

Es el aspecto personal más importante a examinar. El nivel de juego es directamente proporcional a la velocidad de bola y al peso que la bola trae de nuestro oponente. Cuanto mayor es tu nivel de juego, más tendrás que ir subiendo el peso de tu pala.

Nota: Mi primera lesión de codo fue consecuencia de la disminución del peso de pala jugando en el mismo nivel de juego. Tenía que apretar más la pala para sujetar los golpes siendo el brazo el que sufría la falta de masa que sujetaba las bolas pesadas.

BALANCE:
Selecciona una pala que esté bien balanceada y ganarás en control y descanso para tu muñeca. Si el peso está desplazado hacia la cabeza de la pala, ganarás en potencia, pero cuando lleves más de media hora jugando empezarás a notar que ya no 'tiras' con la misma fuerza de muñeca y mandarás bolas directas al muro por llegar tarde al punto ideal de impacto con la bola. Puedes sentir sobrecarga en la muñeca y sufrir epicondilitis (codo del tenis)

Si el peso está desplazado hacia el puño, notaras un control fabuloso y si eres jugador de colocación estarás encantado aunque puedes notar que en determinados golpes de sujeción, como la volea, pierdes algo de consistencia, siendo en los momentos bajo presión y con el brazo encogido donde echarás en falta algo más de peso ya que no utilizarás la muñeca con tanta precisión.


Nota: El peso de una pala es directamente proporcional a la duración de la misma. Pretender jugar con una pala de 355 gramos y que nos dure una vida es complicado.

CLIMA:
Si juegas en zonas húmedas o a nivel del mar en las que la bola se pone 'pelona' y húmeda, trata de coger más peso, sujetarás mucho mejor la bola y con menos esfuerzo ya que de lo contrario, y con el paso del tiempo, terminarás con sobrecarga en antebrazo y codo

.
Si por el contrario juegas habitualmente en zonas altas lejos del nivel del mar puedes seleccionar menor peso en tu pala porque las bolas van mucho más rápidas y ligeras y un peso excesivo puede provocar un descontrol de bola muy apreciable.

SEXO Y EDAD:

Generalizando y con excepciones con arreglo a los puntos anteriores, podemos decir que las mujeres se encontrarán más cómodas jugando en pesos comprendidos entre 360 y 380 gramos, y los hombres entre 375 y 400 gramos.
Los niños entre 5 y 10 años estarán cómodos entre 280 y 340 gramos, siendo importantísimo su nivel de juego y constitución física.


Importante: Un niño con un peso y empuñadura inadecuada es una cuna de lesiones futuras. La articulación de la muñeca de un niño-a no culmina su desarrollo completo hasta la adolescencia.

RESUMEN:
Posiblemente, cuando uno lea estas líneas esté enfocando su caso personal, y dentro de cada caso en particular haya varios matices a tener en cuenta. Yo desde mi experiencia personal os puedo decir que he probado en tenis y en pádel durante más de 20 años todo tipo de pesos y palas. En estos momentos estoy jugando en 405 gramos con una pala perfectamente balanceada y sin ningún problema de sobrecarga al terminar los entrenos y partidos.


Creo que después de cinco operaciones quirúrgicas, dos roturas de radio y cúbito, tendinitis de hombro y un sin fin de lesiones pasajeras, con 39 años sigo jugando casi a diario sin ningún tipo de protección adicional... Creo que la experiencia en mí mismo me ha hecho conocedor de la importancia del peso y tamaño de empuñadura adecuados para sacar el máximo rendimiento al juego sin provocarse lesiones.
Las personas que afirman con autoridad cuál es el peso ideal generalizando, es que no saben demasiado de pádel, incluso hay afirmaciones que hago en estas líneas que pueden percibirse de diferente forma en unos jugadores y otros, pero lo que he tratado es ayudar y en ningún caso crear polémica

Expreso de antemano mi respeto por los lectores que se brinden a indagar en estas conclusiones. Recuerda que la elección final es tuya y espero que estas líneas te inviten a pensar en tu juego y las posibles consecuencias que el peso ha tenido en el desarrollo del mismo

Que saber a la hora de elegir una pala
La Pala.pdf
Documento Adobe Acrobat [203.8 KB]
Descarga